Política Digital en línea

A una semana del terremoto que sacudió a cerca de un 80% de la población de Chile, hemos visto como algunas organizaciones e instituciones han levantado información con ritmo de servicio público, atendido de lunes a viernes y sin la premura de una emergencia.

Quizás por mi experiencia en medios digitales (La Tercera Internet) supe de inmediato que era necesario levantar un servicio con información centralizada de gobierno dado que los actores clave no estaban respondiendo a la altura. Los sitios de la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI), Ministerio del Interior y Gobierno de Chile mantenían su costumbre de informar vía comunicados, como si eso fuera a ordenar el flujo de contenidos.

Producto de esto, junto a Alejandro Barros decidimos escribir un post para representar lo que vimos y pensamos respecto de lo ocurrido en la Web de gobierno. Ese post está publicado en su blog y se llama: Sitios Web de Gobierno: ¿Qué tanto aportaron en esta catástrofe?

El artículo ha generado variadas y suculentas opiniones, por eso quiero agregar más aliños para complementar algunas informaciones y aportar a los comentarios ya realizados.

Portada de la Guia Web 2009Me permito recordar que -desde 1997- hemos impulsado iniciativas de Gobierno como la Guía Web y el Decreto Supremo 100, cuyos objetivos fundamentales son dotar de calidad y sensibilidad “ambiental” a Sitios y Portales de gobierno y mostrar sin timidez, tanto a los directivos públicos como a los gestores de proyectos Web, herramientas mínimas que pudieran contribuir en apuntar sus iniciativas hacia un diseño centrado en el usuario y no en el escritorio del jefe.

Lamentablemente, pese a todos los esfuerzos invertidos, no logramos “convencer” a las autoridades -que rotaron en instituciones- sobre las ventajas de pensar en los usuarios y publicar contenido para ciudadanos antes que fotografías cortando cintas. Hoy, más que nunca, ha quedado demostrado que la comunicación y la Web de Gobierno deben desarrollar proyectos para satisfacer las necesidades ciudadanas en lugar de las necesidades de “ego” personal.

Hace falta mucho más que una sincronización comunicacional tecnológica y política, se requieren autoridades con capacidad de innovar y con decisión para hacerlo, se necesita pensar en clave país y no solo en lucimiento personal.

Es vital entender el sentido de las herramientas tecnológicas para lograr una Estrategia Digital que no sólo aborde los temas de infraestructura o servicios, sino que al mismo tiempo, determine un formato de reacción digital coherente y resistente, sobre todo frente a situaciones extremas como la provocada por el reciente terremoto.

Finalmente, y a pesar de todo, hay que destacar que algunos equipos reaccionaron y lo hicieron con calidad:

  • El Ministerio de Obras Públicas levantó en tiempo récord un blog para reemplazar su caído portal, desarrolló un mapa de daños en carreteras (Google más contribuciones ciudadanas y oficiales) aportando con ello información válida y oficial para todo el mundo. Eso es un gol, pero se agradece que haya un equipo detrás que supo articular la reacción e instalarse como un referente válido y confiable. Para el MOP Twitter también contribuyó a la entrega mas expedita de información, su cuenta es @mop_chile
  • La Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), aunque mantuvo su sitio muy desconectado de lo ocurrido, usó Twitter como canal de comunicación, me atrevería incluso a decir que hasta para mantener la comunicación entre el Subsecretario Pablo Bello (@pablobello) y su equipo detrás del twitter oficial @subtel_chile

Respecto de ChileClic, solo decir que el domingo en la tarde ya habíamos creado chileclic.wordpress.com (al final no tuvimos que usarlo) dado que el Portal estuvo caído desde la hora del terremoto, pero a partir del martes estuvo operativo nuevamente. Dado que ChileClic es uno de mis proyectos, no voy a comentarlo, pero agradeceré sus comentarios.

Un comentario a "En Chile: La Web de gobierno está en deuda"
Agrega tu comentario:

* Nombre

* Correo electrónico

Sitio web